Inspiradas en los sesenta

Moda de los sesenta: de Twiggy a las tendencias retro

Los años sesenta marcaron un antes y después en la moda femenina. Los formales y delicados vestidos imperantes hasta entonces fueron descartados a favor de estampados alegres, siluetas distendidas, faldas y shorts audaces, colores vívidos y una actitud vibrante, inspirada por el movimiento hippie y por iconos inolvidables como Twiggy o Edie Sedgwick.

Ese desenfreno de colores y formas sigue inspirando las tendencias actuales, que permanentemente miran hacia décadas pasadas en busca de renovadas inspiraciones. Conoce algunos ingredientes infalibles para integrar la moda de los sesenta a tu vestuario y darle un giro diferencial.

Tips de los sesenta

Apuesta el color: No importa que sea otoño o invierno: siempre es un buen momento para infundir mucho color a tu atuendo. Amarillo brillante, anaranjado, rosa y azul eléctrico son tonos que no fallan para llenar de energía tu look. Dale un toque inesperado a un mini-vestido o un abrigo a través de estos intrépidos colores.
Estampados: Desde combinaciones psicodélicas hasta emblemáticas flores, pasando por patrones geométricos bien definidos, los estampados son un componente esencial del look sesentero. La camisa más simple adquiere un tinte llamativo a través de estos motivos que irradian personalidad.

El color, componente clave del estilo de los sesenta

Siluetas: Las faldas y mangas acampanadas son las líneas icónicas de los sesenta. Se trata de una silueta sexy pero no sofocante: blusas y faldas sueltas, vestidos con caída libre, túnicas vaporosas. Para marcar la cintura, siempre se puede optar por un buen cinturón.

Siluetas sesenteras

Estampados: Desde combinaciones psicodélicas hasta emblemáticas flores, pasando por patrones geométricos bien definidos, los estampados son un componente esencial del look sesentero. La camisa más simple adquiere un tinte llamativo a través de estos motivos que irradian personalidad.

Estampados florales típicos de los sesenta

Mixtura de texturas: Las calzas opacas en contraste con faldas brillantes se han lucido en algunas pasarelas como una moderna apropiación de la moda de los sesenta. Las pieles mixturadas con textiles livianos son otra propuesta que llega directamente desde los diseñadores.

Combinación de texturas para un look de los sesenta

Una prenda a la vez: El secreto para lograr un look retro exitoso es no sobrecargarse. La idea no es disfrazarse, sino dar un toque diferente al vestuario a través de la inspiración tomada de otras décadas. Combina prendas básicas y actuales con accesorios de los sesenta (un pañuelo, unos pendientes grandes, lentes de sol, cartera), o, al revés, elige una prenda sesentera (blusa, vestido, pantalón) y mantén los accesorios en segundo plano.

Una prenda a la vez: claves del look sesentero

Ingredientes para un look romántico

 

Los finales del verano o los primeros destellos de la primavera son el escenario indicado para lucir un look romántico. Estilo etéreo, delicado, radiante de dulzura y suavidad, el estilo romántico fue una de las tendencias más en boga durante la temporada 2010 y continúa siendo una excelente opción para las jóvenes soñadoras, amantes de los detalles femeninos y de la seducción en su faceta más sutil.

Vestidos floreados, blusas livianas, blazers, tiaras y sacos de punto en tonos pasteles, blancos, crudos, rojos  o azules componen un atuendo urbano muy chic, ideal para un paseo en pareja, una fiesta diurna o un almuerzo con amigas. El look romántico roza con el estilo naïf, con el cual comparte numerosos implementos, pero se distingue por una sensualidad más madura y sofisticada.


Conoce las piezas y accesorios que no pueden faltar en tu armario para crear un vestuario plagado de romance y candidez. Procura equilibrar la extrema ingenuidad con algún toque sexy u oscuro. Toma nota de los componentes para este look infaltable durante la media estación.

Vestido corto

Los vestidos cortos en textiles ligeros (gasa, lino, seda) son una base indiscutible para un look romántico. Símbolo por excelencia de la feminidad, el vestido primaveral constituye, por sí solo, un atuendo lleno de romanticismo. Los vestidos floreados, embellecidos por volados y bordados, son la pieza clave de un look romántico. También puedes optar por vestidos lisos pero embellecidos con toques vintage, en colores pálidos como el rosa o el nácar. Un sugerente vestido rojo elevará la temperatura de tu look romántico, siempre que mantengas los accesorios adecuados para no revertirlo en femme fatale.

Blusa ligera

Una blusa de gasa embellecida con lazos o volados contribuye a crear un estilo romántico muy chic, sobre todo en los modelos de reminiscencias victorianas. Transparencias, encajes y apliques embellecedores son todos ingredientes exquisitos para sazonar el romanticismo de tu atuendo. Tonos crudos y pálidos son los adecuados para este suave estilo.

Falda con volantes

Al igual que el vestido, la falda con volantes es una pieza sumamente femenina que suavizará cualquier top, infundiendo romance a todo el conjunto. Puedes agregar un toque trendy con unas medias oscuras, creando un atractivo contraste.

Blazer

Para un estilo romántico muy lady-like, nada mejor que un buen blazer de corte clásico en un color neutro o con un bordado llamativo. Una chaqueta liviana de jean da un toque muy desenfadado al más intenso estilo romántico.

Shorts o pantalones pitillo

Si prefieres la comodidad de los pantalones, no hay motivo por el que no puedas complementar el look romántico con un par de pantalones pitillo o chupín básicos. Los shorts holgados también son una óptima opción para darle frescura al outfit.

Tejidos de crochet

Los tejidos de punto en lanas suaves o hilos sedosos van muy bien con el look romántico, sobre todo si se juega con las sugerentes formas del crochet. Sacos cortos, chalecos o bufandas están a la orden para aportar calidez al atuendo.

Calzado clásico

Innumerables son las opciones de calzado para completar el look romántico. Ballerinas náuticas, stilettos clásicos en tonos pasteles, sandalias con tiras entrecruzadas o incluso sandalias con medias dan el toque exacto a este look. Si quieres agregar un toque de osadía, unas botas de tacón darán un matiz muy sexy al vestido más inocente.

Peinado suave

 

Trenzas ensortijadas, coronas trenzadas y bucles bien definidos son la opción perfecta para un estilo romántico desde los pies hasta la cabeza.

Diadema

Las tiaras, diademas o pañuelos en la cabeza dan el toque final a un atuendo de princesa. Flores, brillos y telas trenzadas complementarán el atuendo de la forma más femenina y delicada.

Bolso

Un bolso clásico, mientras esté en armonía con el resto del atuendo, no desentonará con el estilo romántico. Elige cartelas de estilo formal en tonos pálidos, o un sobre satinado si el evento lo amerita. Un aplique de perlas o flores en tela hará de tu cartera un accesorio romántico en sí mismo.

Maquillaje natural

Un  maquillaje natural, en tonos pasteles y rosas, siempre irá bien con el look romántico. Si quieres aportar un tinte pasional, elige un labial rojo. Así evitarás que el conjunto caiga en una faceta demasiado angelical. Ojos con sombras fantasiosas (violetas, azules, fucsias) constituirán un foco de destaque al romanticismo del vestuario.

 

Camisetas funkys


La moda se abre como campo de juego para divertirse formando combinaciones lúdicas e insospechadas. Uno de los estilos más propicios para la distensión y diversión es el “funky”, inspirado en la música afro-urbana de la década de los sesenta y en el rock psicodélico de los ochenta. Relajado y alegre, el estilo funky se define por su fuerte colorido, su carácter personal y su aire urbano y juvenil.

Y si hablamos de distensión, la camiseta de algodón es la materialización de la informalidad en la moda. Por ello, esta prenda es la base por excelencia para imprimir un toque funk. Si lo que buscas es dar un giro de color y frescura a tu vestuario sin dejar de lado la elegancia, te mostramos algunas opciones en remeras funkys, que podrás combinar con el atuendo que prefieras para lograr diversos estilos.

Con clase

El blanco y negro parece contraponerse al característico colorido del estilo funk. Sin embargo, en esta camiseta ajustada, la sumatoria blanco y negro logra combinar su clásica ascendencia con el tono muy funk & soul de la mujer estampada. Los brillos plateados nos transportan directamente a una gloriosa discoteca de los años ochenta.

Con rock

Una remera básica en color liso y llamativo adquiere toda su personalidad con un estampado retro de los principales iconos del funk. Ni demasiado ajustada ni demasiado holgada, el talle de esta camiseta es perfecto para un look tan rockero como femenino.

Con mensaje

La inscripción de esta sencilla remera serigrafiada lo dice todo: “Funk you”. Adornada únicamente con  el icónico peinado de la música afro-americana, esta simple prenda es una clara muestra que, a la hora de lucir un estilo, lo esencial es la actitud.

Con delicadeza

Las combinaciones sorpresivas son un ingrediente muy efectivo para un estilo funk. Ta es el caso de estas camisetas sin mangas, en colores pálidos, compuestas por un collage que parece aleatorio pero que, en su armonización sobre la prenda, da un resultado delicado, ecléctico y sutilmente funk.

Con franjas

Las franjas horizontales de esta femenina blusa larga nos recuerda a un televisor que ha perdido la señal. Ese colorido tecno es muy propio de la moda funky, y aporta a esta prenda una exacta integración entre femineidad y psicodelia.

Con glamour

El brillo y el animal print son dos elementos infaltables cuando se trata de diversión nocturna. Toda la vitalidad de las discotecas se plasma en esta remera holgada y superpuesta a una camiseta lisa. ¡Glamour funky asegurado!

Con efervescencia

¿Qué más que lunares multicolores y silueta cuadrada para lograr un look funk efervescente y sofisticado?