Las joyas que se vienen para el otoño-invierno 2014/2015

En materia de moda, cada detalle debe cuidarse sin escatimar esfuerzos, por eso los grandes nombres han puesto especial interés en las joyas para el otoño-invierno 2014/2015.

Las tendencias para esta temporada enfatizan el tamaño de las piezas y en la variedad de estilos elegidos. Dolce & Gabbana, Isabel Marant, Alexander McQueen, Fendi, Balmain, entre otros, hicieron gala del exceso en piezas que entrelazan coloridas flores, gargantillas extremas e intrincados brazaletes, son algunos ejemplos del repertorio que se viene para la temporada de otoño-invierno 2014/2015.

Gargantillas

En una enorme variedad de formas y diseños, las gargantillas se convirtieron en la joya con mayor presencia en las pasarelas. Los cristales de color, piezas de cuero, elementos de plástico, detalles en metal. Largas cadenas con medallones representan a la casa Versace, Giambattista Valli se decantó por diseños arquitectónicos en plata, Altuzarra adoptó el minimalismo escultórico, mientras que Balenciaga eligió el total black. Suaves encajes conforman la propuesta de Givenchy, mientras que Dolce & Gabbana hace los propio con enigmáticas flores de cristal.

Collares tribales

Continuando con el protagonismo del cuello, las corrientes étnicas se aproximan para complementar el look bohemio. Collares ornados con borlas negras y cabuchones de resinas de color, conforman la colección de Etro. Una exótica combinación de diamantes y cuentas artesanales se aplican a diseños de inspiración Inca y victoriana. Nicolas Ghesquière combina el cuero y el metal en sus collares, para la marca Louis Vuitton, y Fendi se decanta por el cocodrilo para sus collares rígidos. Maiyet adopta el clásico dorado liso para su colección. Jean Paul Gaultier y Marni completan el panorama del estilo tribal.

Brazaletes

La exageración transforma las pulseras en muñequeras, donde piedras de colores, pieles, medallones y materiales transparentes aportan sus cualidades a un muestrario exuberante. Desde los flecos dorados de Chloé, pasando por los encajes calados de Nina Ricci, hasta los brazaletes figurativos de Christian Dior.

Brazaletes

Pendientes

El pendiente solitario da paso a un desborde de formas y colores en tamaños exagerados que dan protagonismo al pendiente. Diseños excéntricos para Louis Vuitton o Céline, largos flecos para Oscar de la Renta, pieles para Carolina Herrera.

Pendientes

Anillos

La multitud comanda el diseño de los anillos que dejan su habitual soledad para presentarse en grupos complejos, a veces entrelazados en complicadas estructuras. Brillantes y pedrería para Fendi, plata y piedras de colores en Proenza Schouler. Tory Burch se inspiró en el Art Decó, mientras que Moschino exhibió su dorado puño longo.

Anillos

Estas creaciones llegan acompañadas por otros ingeniosos accesorios, cinturones, bandanas, guantillas, corbatas rígidas, arneses y hasta insospechadas coronas.

Complementos

Harry Winston, el nombre del lujo

El nombre más prestigioso del mundo de la joyería es sin dudas Harry Winston. Nacido en 1896, Winston cultivó su talento en el arte joyero desde niño, al trabajar en la pequeña tienda de joyas de su padre. En 1936 abrió las puertas de su propia firma en Nueva York, tras adquirir la famosa colección de joyas de la multimillonaria Arabella Huntington y rediseñarla para mantenerla a la moda.

Así nace el imperio de Harry Winston, poseedor de algunas de las piezas más suntuosas y valiosas del planeta. Entre ellas, el legendario Diamante Hope, conocido como “el Azul de Francia” por sus exóticas tonalidades marinas y por haber pertenecido al monarca francés Luis XIV. El diamante fue donado por Winston al Museo Smithsonian en 1958, y es hoy la pieza de arte más visitada en el mundo después de la Mona Lisa.


Convertir los diamantes en arte es el sello de la casa Harry Winston, que hoy cuenta con ocho sedes en Estados Unidos y doce en otros países, incluyendo sucursales en Tokio y Paris. En todas es posible encontrar gemas extravagantes, que inspiran cada uno de los diseños para lograr joyas únicas y extraordinarias. Cada pieza es resultado del trabajo minucioso de un diseñador, un gemólogo y un artesano, que en su conjunto obtienen los mejores brillos de cada piedra preciosa.

Grandes estrellas como Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor han lucido piezas de Winston, emblemas del glamour y la sofisticación. La compañía sigue siendo el epítome del lujo éntrelas actuales celebridades y las personas más pudientes del planeta, quienes saben que un anillo de compromiso, un accesorio o un reloj de Harry Winston es sinónimo de distinción eterna.


La calidad y exclusividad de la joyería se traduce, por supuesto, en sus precios: un pequeño par de diamantes tiene un valor no menor a 3.500 dólares, lo cual la convierte en la joyería más suntuosa del mundo. Un precio que para muchos no es desorbitado cuando se trata de investirse con la unicidad de un diamante sin igual en el planeta.

Harry Winston, el nombre del lujo

El nombre más prestigioso del mundo de la joyería es sin dudas Harry Winston. Nacido en 1896, Winston cultivó su talento en el arte joyero desde niño, al trabajar en la pequeña tienda de joyas de su padre. En 1936 abrió las puertas de su propia firma en Nueva York, tras adquirir la famosa colección de joyas de la multimillonaria Arabella Huntington y rediseñarla para mantenerla a la moda.

Así nace el imperio de Harry Winston, poseedor de algunas de las piezas más suntuosas y valiosas del planeta. Entre ellas, el legendario Diamante Hope, conocido como “el Azul de Francia” por sus exóticas tonalidades marinas y por haber pertenecido al monarca francés Luis XIV. El diamante fue donado por Winston al Museo Smithsonian en 1958, y es hoy la pieza de arte más visitada en el mundo después de la Mona Lisa.

Convertir los diamantes en arte es el sello de la casa Harry Winston, que hoy cuenta con ocho sedes en Estados Unidos y doce en otros países, incluyendo sucursales en Tokio y Paris. En todas es posible encontrar gemas extravagantes, que inspiran cada uno de los diseños para lograr joyas únicas y extraordinarias. Cada pieza es resultado del trabajo minucioso de un diseñador, un gemólogo y un artesano, que en su conjunto obtienen los mejores brillos de cada piedra preciosa.

Grandes estrellas como Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor han lucido piezas de Winston, emblemas del glamour y la sofisticación. La compañía sigue siendo el epítome del lujo éntrelas actuales celebridades y las personas más pudientes del planeta, quienes saben que un anillo de compromiso, un accesorio o un reloj de Harry Winston es sinónimo de distinción eterna.

La calidad y exclusividad de la joyería se traduce, por supuesto, en sus precios: un pequeño par de diamantes tiene un valor no menor a 3.500 dólares, lo cual la convierte en la joyería más suntuosa del mundo. Un precio que para muchos no es desorbitado cuando se trata de investirse con la unicidad de un diamante sin igual en el planeta.

Historia y características de la joyería Harry Winston, una de las más lujosas joyerías del mundo.

Harry Winston es una de las joyerías más lujosas del mundo, conocida por sus exóticos diamantes y sus piezas únicas, verdaderas obras de arte.

Tiffany & Co: un eterno diamante de la joyería internacional

Con más de 60 tiendas en Estados Unidos y otras cien en el resto del mundo, Tiffany & Co. es el emblema por excelencia de la joyería internacional. Desde su fundación en 1837 por parte de Charles Lewis Tiffany y Teddy Young, esta empresa originaria de Nueva York ha marcado tendencia en materia de diseño y exclusividad en orfebrería, y sus lujosas sucursales son visitadas por los más exigentes amantes de la moda, incluidas celebridades.

Tiffany & Co se destaca por representar calidad y realeza en piedras y metales preciosos, sobre tdoo en sus exquisitos diamantes, únicos en el mundo. Accesorios, relojes, regalos, vajilla y platería son los rubros que acompañan la venta de joyas de esta prestigiosa firma. El carácter simbólico de esta compañía es tal que hay un color registrado como el Azul Tiffany, utilizado en los empaques y bolsas de la tienda.

La primera tienda de Tiffany se instaló en la Calle 38 de Manhattan, y se halla hoy dentro del Registro Nacional de Lugares Históricos. Desde 1940, el edificio insignia de Tiffany se encuentra en la esquina de la Quinta Avenida y la Calle 57 de Nueva York. Símbolo de la alta cultura neoyorquina, en este edificio se ambientó la célebre película Desayuno en Tiffany’s, protagonizada por la etérea Audrey Hepburn.

Durante sus casi dos siglos de historia, Tiffany & Co se ha caracterizado por espectaculares colecciones de joyas en los más nobles materiales, creadas por diseñadores innovadores y legendarios. El estilo de las piezas de Tiffany concentra refinamiento, sofisticación y mirada de vanguardia, constituyendo verdaderas obras artísticas en cada alhaja.


Entre los selectos diseñadores que han colaborado con Tiffany, sobresalen Louis C. Tiffany, hijo del fundador y primer director artístico de la joyería; el eternamente admirado Jean Schlumberger; Elsa Perretti con sus sensuales y renovadoras creaciones; el innatismo artístico de Paloma Picasso y el provocador Frank Gehry.

Las colecciones actuales de Tiffany son un derroche de estilos singulares. Desde anillos de compromiso y piedras exóticas (entre las que se destaca el diamante amarillo) hasta anteojos, bufandas, perfumes y candelabros, esta tienda multinacional es un referente obligado en el mundo de la moda más suntuosa, esa moda que trasciende las tendencias, esa elegancia eterna como los diamantes.