Lumea Precision de Philips: fotodepilación en casa

Lumea Precision de Philips: fotodepilación en casa

La depilación es uno de los temas con que las mujeres tenemos que lidiar cada día para estar siempre bellas y radiantes, pero a veces nos resulta una batalla perdida cuando tenemos el vello resistente o muy oscuro. Para facilitarte la vida llegó la nueva Lumea Precision de Philips, fotodepilación en casa.

A pesar de que la tecnología de fotodepilación no es nueva, sino que tiene más de 15 años de aplicación, hasta ahora debías concurrir a un centro estético para poder recibir este tratamiento.

El sistema de fotodepilación te permite eliminar el bello sin afectar tu piel de una forma duradera. Esta tecnología es una de las más efectivas para la eliminación del vello en diversas áreas del cuerpo, como el rostro, las axilas, las piernas, brazos, etc.

Lumea Precision de Philips emplea el sistema de Luz Pulsada Intensa, que se emplea para la depilación del cuerpo y el rostro en los centros estéticos y que ahora puedes utilizar en tu hogar. Este aparato fue diseñado con doble filtro para poder aplicarlo sobre el rostro para que puedas usarlo sobre tu rostro con seguridad.

El doble filtro viene incluido en un cabezal especial, más pequeño y con un filtro más potente para la cara.

El sistema de fotodepilación dispara flashes de luz que producen calor que actúa sobre la melanina del vello, aletargando el folículo hasta que el vello cae naturalmente y su crecimiento se ve inhibido.

El proceso se repite cada cuatro o seis semanas para eliminar el vello indeseado de forma duradera.

Lumea Precision de Philips tiene la ventaja de ser inalámbrico para mayor facilidad de uso. Cuenta con cinco niveles de intensidad de luz para distintos tipos de piel y de vello.

Depilación láser: la mayor tecnología en la eliminación del vello


Una de las mayores preocupaciones de las mujeres en su cuidado personal es la depilación. Los procedimientos convencionales acarrean múltiples desventajas, desde la corta duración hasta el dolor y la irritación. Afortunadamente, los enormes avances en materia de tecnología estética han dado como resultado métodos de depilación cada vez más eficaces e inofensivos. La depilación con láser se encuentra a la cabeza de las técnicas modernas de eliminación del vello, tanto por su permanencia como por su indolora aplicación.

El método de láser surgió hace no demasiados años, cuando en 1994 se empezó a utilizar el Láser Rubí de alta potencia para fines depilatorios. Al principio, el sistema solo podía aplicarse en pieles claras, por el riesgo de quemaduras. La necesidad de encontrar un método definitivo, universal y sin consecuencias nocivas para la piel llevó a incesantes investigaciones tecnológicas, hasta encontrar un tratamiento de resultados exitosos.

En la actualidad, la inmensa mayoría de clínicas estéticas ofrecen tratamientos láser o “fotodepilación” para erradicar el vello de piernas, axilas, rostro, brazos y cavado. También hay artefactosindividuales de uso doméstico. Para las diferentes áreas y tipos de vello se emplean diversas clases de láser, con variadas longitudes de onda. El proceso de eliminación de vello se da mediante haces de luz que actúa sobre el vello al detectar su color, destruyendo el bulbo piloso (donde se forma el vello) sin dañar los tejidos que lo rodean.

La zona a tratar debe estar previamente rasurada, regulándose los parámetros del láser en virtud del tipo de piel y vello de la paciente. El área a depilar se cubre con un gel especial, y se aplica el láser durante varias sesiones hasta que el vello se debilita por completo y queda eliminado. En los días previos y posteriores a la aplicación del láser no es conveniente tomar sol ni bañarse con agua muy caliente, ya que la piel queda enrojecida y  podría irritarse.

Aunque es un método procesual y puede llevar algunas semanas de tratamiento, el láser presenta considerables ventajas respecto a los métodos de extracción del vello (ceras, máquinas depiladoras y pinzas), los cuales estimulan el crecimiento y engrosamiento del vello, entre otros efectos adversos. Tras unas ocho sesiones de láser, el resultado es casi definitivo, ya que casi el 80% del vello no vuelve a crecer y el resto queda debilitado y con poco pigmento. Por lo tanto, pese a ser más caro y lento que los demás métodos, a la larga el láser es de gran conveniencia ya que por largo tiempo no es necesario preocuparse por vellos indeseables.