Tiffany & Co: un eterno diamante de la joyería internacional

Con más de 60 tiendas en Estados Unidos y otras cien en el resto del mundo, Tiffany & Co. es el emblema por excelencia de la joyería internacional. Desde su fundación en 1837 por parte de Charles Lewis Tiffany y Teddy Young, esta empresa originaria de Nueva York ha marcado tendencia en materia de diseño y exclusividad en orfebrería, y sus lujosas sucursales son visitadas por los más exigentes amantes de la moda, incluidas celebridades.

Tiffany & Co se destaca por representar calidad y realeza en piedras y metales preciosos, sobre tdoo en sus exquisitos diamantes, únicos en el mundo. Accesorios, relojes, regalos, vajilla y platería son los rubros que acompañan la venta de joyas de esta prestigiosa firma. El carácter simbólico de esta compañía es tal que hay un color registrado como el Azul Tiffany, utilizado en los empaques y bolsas de la tienda.

La primera tienda de Tiffany se instaló en la Calle 38 de Manhattan, y se halla hoy dentro del Registro Nacional de Lugares Históricos. Desde 1940, el edificio insignia de Tiffany se encuentra en la esquina de la Quinta Avenida y la Calle 57 de Nueva York. Símbolo de la alta cultura neoyorquina, en este edificio se ambientó la célebre película Desayuno en Tiffany’s, protagonizada por la etérea Audrey Hepburn.

Durante sus casi dos siglos de historia, Tiffany & Co se ha caracterizado por espectaculares colecciones de joyas en los más nobles materiales, creadas por diseñadores innovadores y legendarios. El estilo de las piezas de Tiffany concentra refinamiento, sofisticación y mirada de vanguardia, constituyendo verdaderas obras artísticas en cada alhaja.


Entre los selectos diseñadores que han colaborado con Tiffany, sobresalen Louis C. Tiffany, hijo del fundador y primer director artístico de la joyería; el eternamente admirado Jean Schlumberger; Elsa Perretti con sus sensuales y renovadoras creaciones; el innatismo artístico de Paloma Picasso y el provocador Frank Gehry.

Las colecciones actuales de Tiffany son un derroche de estilos singulares. Desde anillos de compromiso y piedras exóticas (entre las que se destaca el diamante amarillo) hasta anteojos, bufandas, perfumes y candelabros, esta tienda multinacional es un referente obligado en el mundo de la moda más suntuosa, esa moda que trasciende las tendencias, esa elegancia eterna como los diamantes.

Apertura del Cristóbal Balenciaga Museoa: un tributo a la historia

Más que diseño, cuando se trata de eximios creadores como Cristóbal Balenciaga, la alta costura es arte. Y qué mejor forma de homenajear, preservar y difundir el arte que a través de un Museo. Dedicado a la maestría creadora de uno de los más célebres modistos del siglo XX, el pasado 10 de junio abrió sus puertas el Cristóbal Balenciaga Museoa, instalado en la localidad vasca de Guetaria.

Es ésta la ciudad natal de Balenciaga (1895-1972), el mayor couturier de España y uno de los referentes de la alta costura europea, admirado por diseñadores como Coco Chanel y Christian Dior e inspirador de varias generaciones de modistos. Su inmenso talento innato lo llevó a convertir la costura en una verdadera manifestación artística.

Capaz de crear en pocos instantes una pieza espectacular, cada una de sus esculturales prendas se caracterizó por un acabado perfecto. Grandes estrellas de cine  como Marlene Dietrich o Greta Garbo, emblemas del glamour dorado de Hollywwood, eligieron una y otra vez deslumbrantes vestidos de Balenciaga.

Esas piezas de arte que son sus vestidos pueden contemplarse en un espacio exclusivamente dedicado a sus creaciones. Aporte invaluable a la cultura y la historia de la moda, el Museo es una iniciativa de la Fundación Balenciaga, con el propósito de difundir el papel trascendental que ha tenido el modisto vasco en el mundo de la moda. Casi una década de trámites y proyecciones tomó a la Fundación instalar el singular edificio y el caudaloso arsenal de piezas.

El Museo funciona en un edificio anexo al insigne Palacio de Aldamar, construcción del siglo XIX de gran valor significativo, ya que allí vivieron los marqueses de CasaTorre, abuelos de la reina Fabiola de Bélgica, quienes fueran mentores de Balenciaga en los inicios de su trayectoria. La nueva planta es una obra del arquitecto cubano Julián Argilagos, culminada por el equipo AV62arquitectos. Las salas de exposiciones se suspenden sobre tres grandes volúmenes, cerrados por un gran muro cortina de vidrio.

Es este el moderno escenario donde se exhiben unas 90 célebres piezas (entre ellas, vestidos de Grace Kelly y el traje de novia de la Reina Fabiola), que integran la extensa colección de más de 1200 prendas, joyas y accesorios, el mayor acervo de creaciones de Balenciaga en todo mundo.  Los trajes se exhiben en maniquíes invisibles, para que sea la prenda la que imponga todo su protagonismo. Un avanzado sistema de almacenaje y exposición es el encargado de cuidar la delicadeza de los artísticos textiles.


La programación del Museo se compone de una exposición permanente con las piezas claves para comprender los principales aspectos de la obra de Balenciaga. Cada mes se elige un diseño destacado de esta colección permanente, relevante en la obra del modisto y en la historia de la alta costura. A ello se suman exposiciones temporales con creaciones relativas a ciertas características puntuales de su trabajo, así como un centro de documentación con valiosos archivos sobre la vida y creación de Cristóbal Balenciaga. Charlas, talleres didácticos y conferencias orientados a diferentes públicos completan la propuesta museística de esta atractiva institución.