Cremas para el cuidado de las manos


La piel de las manos debe cuidarse al igual que la del resto del cuerpo. De hecho, se trata de zonas donde la piel está más expuesta a posibles agresiones, por su contacto directo con el frío, el calor, y las muchas superficies y productos químicos con que estamos en contacto durante todo el día. Las grietas, la sequedad, los dolores y tensiones son las consecuencias visibles de estos permanentes maltratos.

Un buen lavado de manos no es suficiente para mantener unas manos frescas y sanas. Por eso, resulta fundamental cuidar las manos con una crema hidratante de buena calidad. Humectar las manos con una crema solo toma unos segundos al día, pero los resultados son asombrosos. Enseguida notarás mayor suavidad, juventud y relajación en tus manos, además de dejarlas protegidas ante los factores agresores del clima y la vida cotidiana.

Diversas afecciones, diversas soluciones

Hay muchas marcas que ofrecen excelentes cremas para mejorar el aspecto y la salud de las manos. Uno de los productos más recomendados en la cosmetología es la crema O’Keeffe, especial para manos trabajadoras y agrietadas, que experimentan resequedad e irritación. Compuesto por una fórmula infalible basada en la glicerina y la alantoina, este producto retiene la humedad para lograr una mayor humectación de las manos y sanar las afecciones de la piel eliminando células muertas. El uso de esta crema es de alta seguridad, ya que es anti-alérgica y no tóxica, además de inodora.

Si tus manos no presentan irritaciones pero quieres rejuvenecerlas y prevenir las arrugas, puedes probar un set de cremas de cuidado medio o intensivo. Lo ideal es comenzar por una crema emoliente, seguir con un gel exfoliante de limpieza y finalizar con una crema hidratante. Mary Key, Dove o Bagovit cuentan con excelentes productos, sin dejar las manos con esa sensación pegajosa de las cremas de baja calidad.

Otro problema frecuente que afecta la piel de las manos son las manchas. Para solucionarlo, existen productos específicos que deben utilizarse con supervisión médica, y que eliminan los problemas de pigmentación par darle una apariencia más atractiva a las manos. Los esteticistas recomiendan el Amelán, una mascarilla aplicada en varias sesiones y que actúa sobre las manchas de modo descamativo, despigmentándolas hasta hacerlas desaparecer.

Por supuesto, la sabiduría casera enseña cientos de recetas para preparar cremas naturales en casa. Una opción muy sencilla y económica de elaborar un suavizante de manos es cocinar una papa, dejar que se enfríe y hacer un puré, mezclándolo con dos cucharada de leche fría y dos de miel. La preparación de aplica sobre las manos durante veinte minutos, enjuagando con agua tibia y secando suavemente. Luego, puedes aplicar tu crema hidratante de uso corriente, y lograrás fabulosos resultados.